viernes, 14 de octubre de 2011

Capítulo 1. Parte 1. Un brindis por esas borracheras que unen más que mucho tiempo de relación.

Le sonó el despertador a las siete y media. Se levantó, hizo su cama, se puso unos vaqueros que la sentaban de muerte, una camiseta cualquiera, una sudadera gris con motivos de E.E.U.U. y se fue a desayunar. Desayunó unos cereales que la encantaban mientras veía en la MTV Sweet Sixteen. A las ocho se fue al baño, se lavó la cara, se peinó, meó y se fue a su cuarto.
Cogió las llaves, la mochila, la chaqueta y la vaselina y se fue al instituto.

-¡Felicidades Estela!-Sus mejores amigas Rebeca   y Olaya fueron las primeras en felicitarla.
-Shh, ¡no lo digas muy alto jopé!-La dio un golpe en el brazo.
Cuando entró en clase la felicitaron y la dieron besos y abrazos.
-Ey Estela, esta tarde a las siete en la puerta del super, ¿no?-Le preguntó Eloy.
-Cl...Claro.-Le sonrió y se fue.
-Tía, es genial que te hallas decidido a invitarle, ¡es genial!-Dijo Rebeca.
-Cállate, sigo embobada, pasmada, ¡de todo!

-Tía tía tía, no sé que ponerme, ¡espera ya lo sé!
-Vamos Estela, relájate.
-No puedo, ya está, te dejo que me toca arreglarme, ¡chao!
Cogió unos vaqueros cortos, una camiseta blanca básica, se puso sus botas camperas marrones, se perfiló el ojo con raya negra, rimel transparente, vaselina, el brillo que la habían regalado, un bolso pequeño, la chupa de cuero marrón, el móvil, las llaves y el monedero y salió de casa.

-Tía, ¡estás genial! Guapísima, y la media coleta te queda perfecta, además el pendiente nuevo que te hemos regalado te queda fantástico.
-Gracias, pero vamos que llegamos cinco minutos tarde.
Un amigo de el novio de Olaya les cogió una de Eristofblac, 43, vodka del bueno, unas coca colas, unas fantas y un batido de chocolate exclusivo para Estela, Olaya y Rebeca para mezclar con el 43.
Estela, sus dos mejores amigas y el resto de al gente, se bajaron hacia la playa porque allí Rebeca conocía una calita muy metida y escondida donde se puede celebrar un buen botellón.
Cuando llegaron allí todos la felicitaron en condiciones, y empezaron la celebración.
A las 10 y media tenía que estar en casa, era una excepción, por norma general a las diez está en casa o diez menos algo, en los cumpleaños la dejan una poco más, diez y cuarto, pero por ser su cumpleaños más.
Hubo fotos, cantaron, bailaron a ritmo de todo, desde los éxitos hasta canciones del verano de hace bastantes años pasando por todo tipo de música, cantaron, se lo pasaron en grande.
-Tía, ¿qué tienes tú con Eloy?-preguntó Rebeca.
-Tiene tonteo-Dijo Olaya.
-No, no tengo nada...
-Ya, ¡por ahora!-Dijeron al unísono sus amigas y se marcharon con aire fresco a hablar con más gente, seguramente chicos.
-Esta fiesta es la caña.-dijo Eloy.
-¡No es una fiesta!-Estela lo dijo con voz de pito.
-Bueno, pues el botellón.
-Oh....eh....gracias.-Le sonrió.
Eso fue a lo largo de la tarde, estuvieron tonteando todo el cumpleaños, pero a eso de las diez cuando ya estaba todo recogido y claro está, ya estaban todos contentos, unos más que otros.
Entre tanto tonteo, Estela y Eloy estaban a tres escasos centímetros de separación las caras de ambos. Se iban a besar, es más, Eloy le puso la palma de la mano en la mejilla, ella le puso su palma de la mano encima, y cuando sus labios se rozaron, su primer pico, pusieron frente con frente,  se miraron, y cuando se iban a besar de verdad, ella se mareó y se cayó al suelo de un desmayo.
Rebeca y Olaya la vieron y acudieron a ella:
-Chicas, estoy bien, no pasa nada.
-Tía has bebido demasiado, no deberías....
-No. No he bebido demasiado.-Estela empezó a andar y no hacía eses.
Eloy, Rebeca y Olaya la acompañaron a casa.
-Llegarás tu sola, ¿no?-Preguntó Rebeca.
-Sí, gracias por preocuparos de mí.
-Somos tus amigas, siempre contigo y siempre con nosotras.
-Chao.
-Hasta mañana.
-Adiós.
-Hasta luego.
Se despidieron todos con dos besos y prometieron que mañana hablarían.
-Gracias por acompañarme hasta la puerta de casa.
-De nada, no te preocupes, es lo menos que podía hacer después de...que te desmayaras.
-Ya...-Eloy se fue acercando a Estela.
-Espero que esta vez no pase nada.
-Ójala...
Estela contra la pared de su puerta y él delante de ella. Sus labios a la distancia de un dedo índice, a medio dedo, a escasos centímetros...en sus labios volvió a repetirse ese leve roce, como cuando una hoja cae de un árbol y te roza que ni te enteras.
-Aun no te has desmayado.
-Eso es bueno.
Él le volvió a coger la cara. Ella le cogió por la nuca, pero cuando iban a besarse ella suspiró, como cuando algo te asusta y suspiras muy fuerte.
-¿Qué te pasa?
-Un pinchazo, creo que me va a venir la regla...
-Entonces será mejor dejarlo para otro día.
Él le dio un pico tan suave que ni el algodón se hubiera enterado de que le has rozado.
Ella le sonrió, metió la llave en el cerrojo pero antes de que pudiera hacer nada se mareó.
-¿Qué te pasa? Enserio, me estoy empezando a preocupar.
Ella se soltó y vomitó en el jardín.
-¿Has comido algo?
-No...
-Ha sido eso, el alcohol te ha echo vomitar y el no comer nada un bajón de azúcar, te pondrás bien.
-Adiós.
-Chao, mañana hablamos.
Se puso el pijama, cenó un poco de leche con cereales, saludó a su madre y a dormir se fue.

3 comentarios:

  1. ¡Me ha encantado el primer capitulo! Pero... ¿porque se está mareando, vomitando y desmayando Estela? ¿Tendrá algo que ver en eso su hermana gemela? ¡Que intriga!
    Espero que publiques pronto. Besos. ^^

    ResponderEliminar
  2. Holaa Holiita.. :)
    quee tall chicas ?? esperoo qe biienn.. porque el capiituuloo moola amucho :)
    iaa veoo quee es muii fiesteraa ii me gusta ii mas si es acompañada de verrdadeeras amigas ;)
    ii eloy... es tann buueno.. :$
    dii que sii.. apooiaandolaa aa sacoo :9 ajajaj
    ii lo de los mareos espero que sea x la comida.. :-s
    unbesoo giiigante.. :) suubir proontiitoo ;)

    ResponderEliminar
  3. Premio en mi blog. Besos. ^^
    http://ahoraqueteconocinuncamesepararedeti.blogspot.com/

    ResponderEliminar